Hivos Latin America

Latin America

Un vaso medio lleno

Myrtille Danse

Directora de Hivos en América Latina

Latinoamérica sufre de una epidemia. Parece ser muy contagiosa, pero no afecta a toda la población por igual. No es transmisible por agua o por aire – es básicamente impredecible. Nos referimos a la violencia contra las mujeres, un problema extendido que no es nuevo, pero que se ha hecho visible sólo recientemente.

De acuerdo a las Naciones Unidas, una de cada tres mujeres experimenta violencia física o sexual en el mundo. El estudio explica además, “Algunos estudios nacionales muestran que hasta el 70% de las mujeres han experimentado violencia física o sexual por parte de un compañero íntimo en su vida”.

“Las mujeres que han sufrido abuso físico o sexual por sus parejas, tienen el doble de probabilidades de tener un aborto, tienen casi el doble de posibilidades de padecer depresión y en algunas regiones, 1.5 veces más posibilidades de adquirir VIH, en comparación con mujeres que no han vivido este tipo de violencia”, dice las Naciones Unidas en ese estudio.

 

Fotografía: Ángel Damian Reyes para Hivos

 

Aún después de leer estas deprimentes cifras, en Hivos América Latina vemos el vaso medio lleno. Nos motivamos con las fuertes voces de nuestras socias, mujeres que viven con VIH y al mismo tiempo abogan por acciones políticas positivas y participan en espacios innovadores de activismo en 18 países de América Latina. Estas son las mujeres que trabajan en nuestro proyecto “Mujeres, VIH y Derechos Humanos”, coordinado por nuestras aliadas de ICW Latina.

Desde Hivos, sentimos una profunda conexión con la poderosa presencia de las mujeres trans que no sólo deben lidear con la violencia en carne propia, pero también luchan para ganar terreno político en Guatemala y Costa Rica, mientras trabajan para prevenir la expansión del VIH en sus países. Ellas trabajan junto con nosotros en los proyectos de país “VIH Costa Rica” y “VIH Guatemala”.

Aún si no estuvimos ahí a cada paso, hemos tenido el honor de estar en los inicios y luego en la celebración de 20 años de esfuerzos incansables de la Red de Trabajadoras Sexuales de América Latina (RedTraSex). La lucha por poner fin a la violencia contra las mujeres y el reconocimiento de los derechos laborales de las trabajadoras sexuales son sólo algunos de las razones por las que han trabajado tan duro todos estos años.

Absorbemos ideas frescas de los y las jóvenes de la reción caribeña, de Honduras y de Bolivia que trabajan con Rutgers por la defensa de sus derechos sexuales y reproductivos a través de las plataformas de “Derechos Aquí, Ahora”. Para ellos y ellas, la lucha contra la violencia de género es fundamental. Apoyamos estos esfuerzos junto con la Red de Salud Mujeres de Latinoamérica y el Caribe (RSMLAC).

Nuestra inspiración también proviene del nuevo programa de Derechos Humanos de Centroamérica, manejado para la Embajada de Holanda en Centroamérica. Con este programa buscamos proteger, empoderar e informar a defensores y defensoras de derechos humanos, entre otros y otras, así como a mujeres activistas, actoras de cambio y periodistas. Muchos de ellos y de ellas han trabajado junto con Hivos en el pasado y esperamos con anticipación el intercambio de ideas y el aprendizaje que obtendremos de ellos y ellas una vez más.

Después de todo, trabajar en empoderamiento de las mujeres significa que apostamos por un cambio estructural. Con cada paso que damos – sea dentro de nuestras iniciativas de Energía Renovable con nuestro concurso Ingenionsas, la Plataforma de Agricultura Sostenible, Alimentos y Medio Ambiente (SAFE) o el Fondo Conexión en Bolivia – nos esforzamos por trabajar para que las mujeres estén en control de sus cuerpos y de hacer sus propias decisiones políticas y sociales.

América Latina es una escena cambiante con un pasado complicado. A pesar de eso, en medio de un futuro incierto, sabemos que siempre condenaremos la violencia de género y celebraremos el empoderamiento de las mujeres. El poder de las mujeres unidas es lo que pondrá fin a esta epidemia.

Lea este artículo en inglés.