Hivos Latin America

Latin America

Explorando problemas de energía para mujeres emprendedoras en Guatemala

You can read this blog in English here.

Un pequeño equipo de Hivos y representantes de nuestro socio en Guatemala, Alterna Impact, se fueron en una aventura de aprendizaje el 28 de julio para encontrarse con un grupo de mujeres y conocer sobre sus necesidades y experiencias alrededor de las energías renovables. Nuestro equipo, conformado por Raquel Chacón y Kattia Quirós de Hivos América Latina, y Sheila Oparaocha, representante de ENERGIA Network y su red de más de 4,000 mujeres emprendedoras en África y Asia que trabajan para expandir el acceso a energías renovables y mejorar la productividad energética.

Conforme fuimos conociendo el potencial para replicar el programa de ENERGIA en Centroamérica, quisimos adentrarnos más en la experiencia de mujeres emprendedoras en Guatemala y cómo hacen uso de la energía. Hicimos tres visitas de campo -cubriendo una amplitud de contextos y situaciones que mujeres emprendedoras enfrentan mientras buscan la manera de generar ingresos sostenibles y lograr las soluciones energéticas más aptas para sus negocios.

Doña Carmen y Viogaz

Doña Carmen es una mujer Quiché Maya que vive en Totonicapán, una comunidad rural fuera de Quetzaltenango. Es una madre soltera y trabaja haciendo un uso productivo de su terreno. Ella cría gallinas, cerdos, vacas, patos y otros animales para la venta y para consumo familiar, así como también siembra maíz y vegetales para ayudar a satisfacer las necesidades alimentarias de su familia.

A través de la empresa social Viogaz, Carmen compró un biodigestor con una tasa subvención alta y favorable. El aparato convierte los desechos de sus animales en energía para cocinar y fertilizante orgánico para sus terrenos de plantación. Después de dos años, ella mantiene su biodigestor y felizmente hace uso de los subproductos que genera – ¡el monto que gasta en leña ha disminuido hasta un 90%!

Mientras que los biodigestores proveen una manera eficiente de satisfacer las necesidades del hogar (con combustibles y fertilizantes), sus altos costos de instalación hacen que la promoción de los biodigestores en Guatemala siga siendo un reto.

Raquel observó que el caso de Carmen representa, al menos, dos cosas buenas hechas por Viogaz. Por un lado, quedó claro que han brindado asistencia técnica sobre la marcha y un debido seguimiento para asegurar que el biodigestor funcione de manera apropiada y que Carmen haga uso del biodigestor por un periodo de tiempo idóneo. Igualmente, Viogaz ha ido más allá del apoyo técnico para hacer frente a las realidades de las personas desde el contexto en el que trabajan. Es decir, han reconocido que las necesidades de la mujer guatemalteca es una estufa que provea lo que ella está acostumbrada – una flama grande que simule el método de cocina por fuego abierto. Además, para ayudar a instalar el biodigestor, Viogaz ha trabajado con Carmen para desarrollar una cocina y un tanque de gas que conozcan realmente sus necesidades.

Juana Xoch de Soluciones Comunitarias y Sanik

Juana Xoch es de El Triunfo, una comunidad remota cerca de la carretera Interamericana. Juana, es una mujer Kachiquel cuyo padre estuvo dentro de los “desaparecidos” durante la guerra civil guatemalteca, contó su conmovedora historia de resiliencia y cómo ha confrontado una vida entera de barreras debido a la pobreza extrema y exclusión social. Ella no completó su educación primaria, aprendió a leer siendo ya adulta y demostró sus habilidades de emprendimiento siendo una exitosa agente de ventas para Soluciones Comunitarias (SolCom), una empresa social que provee acceso a tecnologías y servicios que mejoren la vida en las zonas más remotas del país. Habiendo probado su iniciativa, ella fue ascendida a Coordinadora Regional de Solcom, en el departamento Sololá de Guatemala.

Motivada para ayudar a las mujeres en su comunidad envió a sus hijos e hijas a la escuela. Además, Juana formó un grupo de mujeres llamado Sanik para producir y vender tejidos hechos a manos, brazaletes de macramé y accesorios bordeados.

Nuestro equipo vio que Juana refleja muchas de las cualidades que ENERGIA ha definido como criterio para seleccionar mujeres con gran potencial de emprendimiento – y además lo que ENERGIA ha identificado como la necesidad de Juana para tener acceso a capacitaciones en negocios y empoderamiento para catalizar el éxito. Nosotras también notamos algunas cosas que hacen al contexto guatemalteco distinto de otros lugares en los que ENERGIA trabaja – las barreras sociales que enfrentan las mujeres indígenas Maya para la inclusión social, por ejemplo, y las heridas que quedaron en las familias y comunidades de la guerra civil que terminó en el año 1996.

Orquídeas Nimachay

Nuestra última visita la hicimos a un grupo de mujeres, en San Bartolomé Milpas Atlas, que está trabajando para rescatar y cultivar especies de orquídeas endémicas de Guatemala y que están en peligro de extinción. Con el apoyo de una ONG guatemalteca llamada Sotz’il, las mujeres de Nimachay han establecido un laboratorio para germinar orquídeas y en un plazo de tres años empezar a comercializar las flores.

Para mantener sus esfuerzos financieros, ellas han formado una cooperativa paralela que usa composteras de gusanos para transformar desechos de sus mercados locales en abono orgánico que logran vender en su comunidad.

El grupo sueña con desarrollar una sólida base de financiamiento y nuestro equipo enfatiza la importancia de realizar una evaluación del mercado local para desarrollar un plan de negocios que ayude a lograr esto. Referimos esto a Alterna, que provee acompañamiento y asesoría para emprendimientos sociales guatemaltecos.

Tener sus propios laboratorios también ha generado costos mensuales de electricidad elevados, por lo que el grupo se ha interesado en desarrollar un sistema de paneles solares que provea energía a sus instalaciones. Los altos costos se deben a la cantidad de calor que necesita el laboratorio para mantener las orquídeas durante la época lluviosa. Sheila Oparaocha sugirió que una combinación de calentamiento por gas y un buen sistema de aislación podrían ser una solución más eficiente que la utilización de energía solar – mientras que los paneles solares pueden ser una buena solución para el sistema de iluminación. Sheila también resaltó la importancia de hacer una revisión general del sistema energético para comprender cuál puede ser la mejor solución o las soluciones mixtas que pueden utilizar para sus necesidades específicas.

Comprendiendo el impacto en Guatemala

Este día nos dio una visión de la gran cantidad de contextos en que se mueven las mujeres emprendedoras en Guatemala – que trabajan tanto en zona rural como urbana, vendiendo productos que provienen de energías renovables y buscan usos productivos de la energía para manejar sus negocios, trabajar en familia, en grupo y como parte de una organización. Estábamos seguras que es tan necesario como oportuno que un programa como ENERGIA apoye mujeres emprendedoras en Guatemala y Centroamérica – y que con mucho entusiasmo desean continuar aprendiendo y desarrollando una asociación y acercamiento con la región. Aspiramos principalmente a conectar con mujeres inspiradoras y ambiciosas que se organizan para crear valor social y ambiental en sus comunidades. Ellas nos motivan para continuar, profundizar, reforzar y escalar nuestros programas orientados a la generación de nexos en los temas de género y energía renovable.

 

Danielle Huffaker es una consultora independiente que se especializa en el fortalecimiento de la comunicación y alcance del impacto social de organizaciones en Guatemala