Hivos Latin America

Latin America

Diversidad ante la adversidad

En estos últimos meses Latinoamérica ha estado vibrando y cambiando: Pasamos de las celebraciones a los lutos, de la indignación al alivio en cuestión de días. Hace sólo un mes nos despertaron con la noticia del intento de asesinato a nuestro amigo David Valle, líder de la comunidad LGBTI de Honduras e integrante de Somos CDC, organización socia de Hivos. Últimamente amanecemos todos los días ante nuevos cierres de espacios a la libertad de expresión y acusaciones de violaciones serias a los derechos humanos en Venezuela.

En México, 10 organizaciones de la sociedad civil –entre ellas algunas socias nuestras- renunciaron a ser parte de la plataforma Gobierno Abierto denunciando evidencias de espionaje por parte del gobierno contra periodistas y defensores de derechos humanos. La lista sigue.
 

Con todas sus fuerzas

Me inspira ver cómo nuestra región parece cada vez más diversa y unida ante la adversidad. En Bolivia se aprobó el año pasado una ley de identidad de género y hoy nuestros socios de Adelante con la Diversidad Sexual junto con todo el movimiento LGBTI Andino se aseguran que el país siga conquistando triunfos. Por otro lado, Perú está viendo cada vez más personas de la diversidad ejerciendo cargos políticos.

Desgraciadamente, los pasos hacia delante no borran las olas de violencia contra la diversidad que se han vivido últimamente en Honduras, México y Colombia, ni la recién aprobada penalización al matrimonio de parejas del mismo sexo en Haití. Los pasos hacia delante tampoco borran el cierre de espacios contra la comunidad LGBTI, en especial la comunidad trans, en países poderosos fuera de esta región pero con gran influencia en la misma.

Hoy celebramos la jornada del orgullo LGBTI en Holanda. Mentalmente me traslado a los canales de Ámsterdam, iluminados por el sol del verano y adornados con todos los colores de la diversidad. Pienso en esta fiesta que celebra el orgullo de pertenecer a una sociedad que promueve la libertad y me doy cuenta que en realidad, viendo el trabajo que hacemos junto con nuestros socios, no me siento tan lejos de ahí.

En los años que llevo viviendo acá, hay algo que tengo claro: La diversidad está en la sangre latinoamericana, la norma es lo distinto. No debemos más que probar los idiomas, escuchar los colores y abrazar los sabores de esta región rica, original y cambiante para entenderlo. La comunidad LGBTI y les defensores de derechos humanos de Latinoamérica están lejos de retroceder porque están luchando de la mano con comunidades abiertas al cambio y con personas que saben amar con todas sus fuerzas.

Lea esta publicación en inglés.

Foto: Darwin Andino